La Playa Pacu Cuá ofrece la tranquilidad y relajación que sólo puede disfrutarse lejos del ajetreo de la zona central de la ciudad. Es especial para familias que desean pasar una tarde de descanso disfrutando del agua y del sol.